Dios te salve

Dios te salve, María, Sagrada María, Señora de nuestro camino.
Llena eres de gracia, llamada entre todas a ser, la Madre de Dios.
El Señor es contigo y tú eres la sierva, llamada a cumplir su misión.
Y bendita tú eres, dichosa te llaman a ti, la escogida de Dios.
Y bendito es el fruto que crece en tu vientre, el Mesías, del pueblo de Dios.
Al que tanto esperamos que nazca y que sea nuestro Rey.

María he mirado hacia el cielo, pensando entre nubes, tu rostro encontrar.
Y al fin te encontré en un establo, entregando la vida a Jesús Salvador.
María he querido sentirte entre tantos milagros que cuentan de ti,
Y al fin te encontré en mi camino, en la misma vereda que yo.
Tenías tu cuerpo cansado, a un niño en los brazos, durmiendo en tu paz.
María Mujer, que regalas la vida sin fin.

Tu eres Santa, María, eres nuestra Señora, porque haces tan nuestro al Señor.
Eres Madre de Dios, eres Virgen, la Madre y Madre de la humanidad.
Te pedimos que ruegues por todos nosotros, heridos por tanto pecar,
Desde hoy hasta el día final de este peregrinar.
María Mujer, que regalas la vida sin fin.

Pablo Coloma

, , , ,
Publicación anterior
Espiritualidad y apostolado
Publicación siguiente
Ayer concluía la histórica Cumbre Anti-abusos convocada por el Papa

Publicaciones relacionadas

Menú