María, Madre de la Compañía de Jesús

El 22 de Abril de 1541, en la basílica romana de San Pablo y ante la imagen de la Santísima Virgen, hicieron los votos solemnes los primeros jesuitas, comenzando a considerarse este día como el nacimiento de la Compañía de Jesús. En conmemoración a ello, en este mismo día se celebra la fiesta de Santa María Virgen, Madre de la compañía de Jesús.

¿Existe alguien en nuestras vidas que haya perseverado de manera inagotable?

Si, María, Madre de Jesús. Primera en dar su , sin inseguridades ni pretensiones. Un si lleno, comprometido a permanecer en el amor y ser reflejo de él. Un sí que entendió la grandeza de Dios, un si como ejemplo de su modo de perseverar y entregarse en el Amor.

No podemos disponer el corazón, sin repetir como Ignacio, el gesto de “dejar las armas” ante su Madre. A ella, como él, nos consagramos en nuestras búsquedas. Le ofrecemos nuestras inseguridades, nuestras máscaras y nuestras fragilidades para así, a través de ella, ser buscadores y portadores del amor del Padre.

Priscila Torielli

, , , , , , , , , , , ,
Publicación anterior
El más desde el menos
Publicación siguiente
Reflexión del Evangelio del Domingo 28 de Abril (Ignacio Puiggari, sj)

Publicaciones relacionadas

Menú