Morir de frío y de olvido

La muerte de un hombre en la ciudad de Buenos Aires volvió a abrir el debate sobre las personas en situación de calle. Son miles los argentinos que en todo el país no tienen un techo para pasar el invierno.

Sergio Zacaríaz tenía 52 años cuando fue encontrado muerto este lunes por la mañana en la zona del Congreso de la Nación, a escasos 500 metros de Plaza de Mayo. Zacaríaz murió de frío alrededor de las 9.45 de la mañana, según informó la Policía.

El censo realizado en 2018 por la Dirección General de Estadística y Censos para el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño sobre población que duerme en la calle registró 1091 personas sólo en la ciudad de Buenos Aires. Los organismos no gubernamentales como Red Solidaria y Proyecto 7 estiman que la cifra llega a 8000.

No es una problemática nueva, pero desgraciadamente hemos naturalizado el hecho de ver gente durmiendo en la calle los 365 días del año. Además, no es la primera persona que fallece de esta manera durante 2019. Según el diario Perfil ya son cinco las víctimas fatales en Venado Tuerto, Jujuy, Mar del Plata, San Nicolás y esta última en Buenos Aires.

¿Qué nos ha pasado como sociedad? Pensá por un instante qué haría Cristo en tu lugar.

Seguramente no vas a poder salir a ayudar a todas las personas en situación de calle; pero cada uno desde su posición puede colaborar un poco para que este tipo de situaciones no se repitan. Además puede sonar utópico, sobre todo teniendo en cuenta que el gran responsable de estas muertes suele ser el Estado. Pero como dijo Galeano: Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo.

 

Ignacio Pueyo

 

Foto: Bernardino Ávila

, , ,
Publicación anterior
Fe, Esperanza y Caridad: virtudes paradójicas
Publicación siguiente
Sed buenos

Publicaciones relacionadas

Menú