Frente a frente

Ante mis días tormentosos, Tus días propicios.
Ante mis manotazos de ahogado, Tu mano firme y siempre tendida que rescata.
Ante mis preguntas desordenadas, Tus preguntas precisas y certeras.

Ante mis encierros y cautividades, Tu invitación a salir.
Ante mis más densas sombras, Tu luz resplandeciente.
Ante mis penas y tristezas, Tu alegría inconmensurable.

Ante mis lamentos, Tus cantos de gozo.
Ante mis faltas y arrebatos, Tu compasión.
Ante mi sentirme abandonado, Tu compañía incondicional.

Ante mis olvidos, Tu memoria intacta y siempre nueva.
Frente a mis enfrentamientos, Tu abrazo que contiene y reúne.
Frente a frente.

Ante todo y todos.
Tú y yo.

Malvi Baldellou

, , , , , , ,
Publicación anterior
Reflexión del Evangelio del Domingo 28 de Abril (Ignacio Puiggari, sj)
Publicación siguiente
Despertar los sueños

Publicaciones relacionadas

Menú