Espiritualidad para que mi vida tenga sentido

En Holanda existe desde hace unos años un Mes de la espiritualidad. La radio, los diarios y algunas editoriales colocan este mes bajo el tema de la espiritualidad. Los organizadores me pidieron escribir algo sobre el tema «Espiritualidad y Pasión» para el mes de la espiritualidad del 2007. Para ellos era importante la combinación de estos dos polos. Ellos no querían una suave «espiritualidad soft», tibia, sino una espiritualidad que tenga influencia en la sociedad y participe en la conformación del mundo.

La espiritualidad no está separada del mundo ni es ajena a él, sino que actúa concretamente sobre la vida de la sociedad y en mi propia vida. Sí, en última instancia, mi vida sólo puede resultar si vivo espiritualmente desde lo profundo y si esta fuente da pasión a mi vida cotidiana y la revitaliza. Si es así, mi vida podrá dar frutos para mí y para los demás.

El Mes de la espiritualidad holandés coloca un tema en el centro que también en otros lugares moviliza actualmente a muchas personas. El anhelo de espiritualidad es grande y está más difundido que la pertenencia a determinadas religiones: acerca de la espiritualidad hablan personas que tienen responsabilidad en materia económica o política. Personas que caen en crisis no sólo buscan ayuda y sanación en la terapia sino también en un camino espiritual. Hoy en día es posible sin ser impugnado inmediatamente como «devoto». La sociedad percibe que no puede estar bien sin espiritualidad.

Cada religión nos ofrece caminos espirituales que podemos transitar para abrirnos siempre más a Dios y a su Espíritu. También fuera de las religiones existen en la actualidad caminos espirituales. Con frecuencia no está muy en claro a qué se refieren los individuos con espiritualidad. Pero generalmente se entiende por ella un camino que nos abre a una realidad más grande, que nos ayuda a ampliar nuestra conciencia estrecha o a ser uno con nosotros mimos y con Dios- o con el fundamento del ser-.

En la actualidad, muchas personas buscan una espiritualidad fuera de las iglesias. Tienen la impresión de que las iglesias sólo tienen sus rituales, o de que sólo administran su herencia dogmática y cultural. Las vinculan con sus heridas de la infancia, con una imagen de un Dios severo y castigador, y con el hablar constantemente sobre la culpa y el pecado.

Y, sin embargo, muchas de estas personas han experimentado en su infancia algo de estar sostenidas por Dios, de la seguridad en Dios o simplemente de un fundamento numinoso de la vida. Estas experiencias han despertado su anhelo de espiritualidad. Pero dado que en la Iglesia experimentaron heridas o no encuentran espacio para sus anhelos, buscan caminos espirituales fuera de la Iglesia.

«Espiritualidad y pasión» es el lema del Mes de la espiritualidad. Con ello se trata de abordar la búsqueda apasionada de la espiritualidad en estos tiempos que confunden a tantos. Aquel que busca con pasión los caminos de la espiritualidad tiene dentro de sí una gran fuerza. Se trata, entonces, de aplicarla activamente y utilizarla de manera que continúe actuando en la sociedad y en el mundo, y que la propia vida sea exitosa. En el tema «Espiritualidad y pasión» se trata también de un tipo bien determinado de espiritualidad. En el camino espiritual no debemos retirarnos completamente dentro de nosotros mismos.

Más bien toda espiritualidad auténtica deseará tener también un efecto sobre el mundo. Pero sólo si incorporamos nuestra espiritualidad a nuestras pasiones humanas- nuestra pasión en el amor, en la lucha por un mundo más justo, en el cuidado de los pobres-, se convertirá en una bendición para nosotros y para el mundo. 

Anselm Grün
Libro Espiritualidad- Para que mi vida tenga sentido

 

, , ,
Publicación anterior
Francisco Javier: enviado a servir
Publicación siguiente
Quizás porque

Publicaciones relacionadas

Menú