Amistades ignacianas

¿Hay alguna diferencia entre una amistad ignaciana -una amistad inspirada en la sabiduría espiritual de San Ignacio de Loyola- y otros tipos de amistad? Yo postulo que una amistad ignaciana es una relación intencional modelada en la idea de magis, una palabra que significa más, pero para nuestros propósitos, la ampliaremos para definir magis como el bien mayor. Por lo tanto, una amistad ignaciana se basa en la idea de que un amigo desea el mayor bien para el otro. Contrasta eso con la mayoría de las amistades casuales basadas principalmente en la proximidad. En una amistad casual, es posible que evite situaciones difíciles, que nunca resuelva argumentos de larga duración, o que niegue la realidad del cambio necesario, porque es más fácil de esa manera y no quiero causar fricción o enojo en la relación. En mis amistades ignacianas, espero un nivel de transparencia y reconocimiento de que buscamos conocer la voluntad de Dios para con nosotros. Vivimos de una manera que honra un llamado más elevado para nuestras vidas y nuestra amistad y honra la centralidad de Dios en nuestras vidas.

Otras amistades pueden no requerir mucho de mí, sólo un poco de inteligencia, una actitud despreocupada y una voluntad de socializar regularmente. Esencialmente, si soy una persona agradable para tomar una cerveza, salir o ir al cine, esos rasgos mantienen unida la relación. No hay nada de malo en este tipo de amistad, a menos que no pueda sostener las dificultades que la vida inevitablemente nos trae. Cuando los tiempos se ponen difíciles, podemos descubrir que tenemos -o que somos- amigos de clima justo en lugar de amigos de verdad.

Entonces, ¿cuándo crece una amistad de ser una amistad casual a una amistad ignaciana? Casi por diseño, una amistad basada en la sabiduría espiritual ignaciana realmente irrumpe cuando llegan los tiempos difíciles. Sé algo sobre esto. Mis tres mejores amigos se intensificaron el año en que mi vida pasó por una mala racha. Nuestras relaciones pasaron de ser fuertes, para toda la vida, basadas en la proximidad, intereses afines y experiencias comunes a algo mucho más profundo. Cada uno de mis tres amigos me nutrió para ver y recordar el bien mayor en mi vida. Me recordaron que era bueno, que era amado, que tenía un propósito y que no estaba solo. Me siento bendecido más allá de las palabras por su amor.

También tuve varias relaciones profesionales, muchas de las cuales se transformaron en amistades ignacianas durante ese año difícil. Por ejemplo, tenía un amigo del trabajo que apareció para mí durante mis peores días, recordándome que juntos superaríamos lo peor de todo. Además, un autor de otro estado con el que trabajé me llamó regularmente, envió tarjetas y se aseguró de que supiera que estaba orando por mí. En ambos casos, las amistades se convirtieron en amistades ignacianas.
Cuando empezamos a buscar al magis en una relación -más lo que busca el bien mayor para otro e invita a un cuidado más profundo, especialmente en los tiempos difíciles- estamos disfrutando de una amistad ignaciana. Consideren el efecto en el mundo si más de nuestras relaciones se basaran en el amor y la amistad de Dios y existieran para promover el mayor bien de cada uno – ese es el poder de la amistad ignaciana.

Joseph Durepos

, , , , ,
Publicación anterior
Amor que renueva
Publicación siguiente
Reflexión del Evangelio del Domingo 22 de Julio (Patricio Alemán, sj)

Publicaciones relacionadas

Menú