Vale toda vida

Miles y miles de personas marcharon a lo largo y ancho del país durante la tarde del domingo para hacer sentir la voz de aquellos que no la tienen. La movilización fue sumamente pacífica, con las características de un pedido que trasciende intereses personales, y que aboga por la vida de los más indefensos.

La campaña por la que luchan millones de argentinos no es anti aborto, ni anti nada, sino a favor de la vida, desde su estado más vulnerable y originario. Es muy fácil tildar a una persona de “anti” o decir que está “en contra de” para descalificarla a ella o a sus ideas.

La vida comienza desde el momento de la concepción, en donde el individuo ya posee ADN propio. Que una persona no pueda valerse por sí misma, que dependa de otra, o que no la podamos ver no es suficiente como para proponer que su vida sea prescindible.

Miles de personas viven gracias a los avances de la ciencia, conectados a una máquina, y eso no los hace menos humanos.

A partir muchos sectores, ya sean religiosos, médicos, o con la presencia de los ciudadanos de a pie, desde miles de lugares decimos: SI A LA VIDA!

Ignacio Pueyo

, , ,
Publicación anterior
Reflexión del Evangelio del Domingo 10 de Junio (Ignacio Puiggari, sj)
Publicación siguiente
Mi lugar, mi segunda casa

Publicaciones relacionadas

Menú