Toma Señor y recibe

La instrucción de Jesús de orar a Dios, «hágase tu voluntad» es una parte esencial de la práctica cristiana. Muchos santos, como Ignacio, han pedido a Dios que les ayude a dejar ir su propia voluntad a favor de la voluntad de Dios, como encontramos en el pedido: «Toma, Señor, y recibe, mi memoria, mi entendimiento, toda mi voluntad.» Se trata de una empresa difícil y que vale la pena. Renunciar a la propia voluntad requiere una profunda confianza en que en todas las circunstancias, Dios está trabajando activamente para crear el bien. No importa cuánto parezca que las cosas vayan mal, Dios siempre está trabajando por el amor y la reconciliación.

Sin embargo, estoy llegando a comprender que la invitación de Dios es a un sentido más amplio de libertad que el que se encuentra en la simple obediencia. Dios no es un manager que nos dice cómo manejar los detalles de nuestras vidas. En cambio, Dios nos llama a cada uno de nosotros a una generosidad y libertad como la que vemos en la parábola de los talentos (Mateo 25:14-30). Allí, un amo da a sus sirvientes monedas para que las guarden mientras está fuera. Algunos deciden por su propia voluntad utilizar los fondos de manera que cosechen crecimiento, aunque existe el riesgo de pérdida, mientras que otro entierra sus monedas, presumiblemente a la espera de nuevas instrucciones. Los que se arriesgan a actuar en libertad son alabados, mientras que el que enterró su tesoro no lo es. Dios nos pide, también, que entremos en una asociación genuina con Dios, donde a menudo se nos da mucha libertad en términos de cómo «gastar nuestros talentos».

Esta libertad puede ser un poco aterradora es mucho más fácil para mí permanecer dentro de los confines de lo que creo que Dios -o, más probablemente, mi cultura, mi lugar de trabajo o mi supervisor- quiere que haga. Pero Dios nos llama a una madurez mayor que esa. Estamos invitados a tomar en serio las palabras de Jesús de que estamos llamados a no ser sus siervos, sino amigos (Juan 15:15). Como en cualquier amistad, escuchamos, por supuesto, lo que un amigo nos pide que hagamos y respondemos por amor, pero también buscamos amar generosamente a otro de maneras creativas que no se han pedido ya. Esta libertad de actuar como socios de Dios implica riesgos: el riesgo de equivocarse, de ser francamente inútil, o incluso de fracasar por completo. Pero esta misma libertad nos lleva también a una relación más estrecha con Dios, porque emprenderla hace que nuestro amor sea más parecido al de Dios.

¿Dónde te está llamando Dios a un nivel más profundo de libertad? ¿Dónde podría arriesgarse a gastar sus talentos y dones?

Mariana McCoy

, , ,
Publicación anterior
Todo queda en nada sin Ti
Publicación siguiente
Sea

Publicaciones relacionadas

Menú