Cardoner

En 1522, poco después de su conversión, Ignacio se sentó a orar a orillas del río Cardoner, cerca del pueblo de Manresa, en el norte de España. En su Autobiografía, describe una visión extraordinaria:

Se sentó un rato con la cara hacia el río (el cardoner) que estaba corriendo profundo. Mientras estaba sentado allí, los ojos de su entendimiento comenzaron a abrirse; aunque no vio ninguna visión, entendió y supo muchas cosas, tanto espirituales como de fe y aprendizaje, y esto fue con una iluminación tan grande que todo le pareció nuevo. Era como si fuera un hombre nuevo con un nuevo intelecto.

No sabemos con seguridad qué pasó. Ignacio a menudo decía que la visión era un acontecimiento fundamental, pero no decía por qué, dejando que otros lo especularan. Se ha notado que, poco después de la visión, Ignacio abandonó el ayuno severo y las prácticas penitenciales duras, y abrazó una espiritualidad más equilibrada. Juan Polanco, su secretario, dijo que la visión de Cardoner lo llevó directamente a su decisión de escribir los Ejercicios Espirituales. Muchos estudiosos ignacianos piensan que la visión es la base para la Contemplación para Alcanzar el Amor de Dios al final de los Ejercicios Espirituales. La Contemplación ciertamente tiene connotaciones místicas; presenta a Dios, que está presente en todas las cosas, que trabaja para transformar la creación, y que baña a toda la creación en un flujo incesante de bendiciones y dones, como la luz del sol que emana del sol.

La tradición ignaciana considera esta visión como un punto de inflexión en la vida y ministerio de Ignacio. Es un recordatorio de que Ignacio era un místico además de un intelectual erudito, y que mucho de lo que conocía provenía directamente de Dios.

Jim Manney

, , , ,
Publicación anterior
Ansias de vivir
Publicación siguiente
Está en tus manos

Publicaciones relacionadas

Menú