Tú me salvas

No te cansas de mí,
aunque a ratos
ni yo mismo me soporto.

No te rindes,
aunque tanto
me alejo, te ignoro, me pierdo.

No desistes,
que yo soy necio,
pero tú eres tenaz.

No te desentiendes de mí,
porque tu amor
puede más que los motivos

Tenme paciencia,
tú que no desesperas,
que al creer en mí
me abres los ojos
y las alas…

José María Rodríguez Olaizola, sj

Publicación anterior
Reflexión del Evangelio del Domingo 03 de Abril (Emmanuel Sicre, sj)
Publicación siguiente
Es la hora de la vida nueva

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú