¿Sabes como llamarle?

A eso de caer y volver a levantarte
De fracasar y volver a comenzar.
De seguir un camino y tener que torcerlo
De encontrar el dolor y tener que
afrontarlo. A eso, no le llames adversidad,
llámale entrenamiento que te llevará a la
sabiduría.

A eso de fijarte una meta y tener que seguir otra
De huir de una prueba y tener que encararla
De planear un vuelo y tener que recortarlo
De aspirar y no poder, de querer y no saber,
de avanzar y no llegar.
A eso, no le llames castigo, llámale enseñanza.

A eso de pasar días juntos
Días felices y días tristes
Días de soledad y días de compañía
A eso, no le llames rutina,
llámale acumular experiencia.

A eso de que tus ojos miren
Y tus oídos oigan
Y tu cerebro funcione
Y tus manos trabajen
Y tu alma irradie
Y tu sensibilidad sienta
Y tu corazón ame
A eso, no le llames poder humano,
llámale milagro divino
y agradece haberlos recibido.

San Juan XXIII

Publicación anterior
Reflexión del Evangelio del Domingo 10 de Julio (Gustavo Monzón, sj)
Publicación siguiente
¡Quédate con nosotros, Jesús!

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú