Saberme acompañado

Señor, dame la gracia de la perseverancia,
para que mis fuerzas no flaqueen.

Dame el saberme acompañado por Tu Espíritu,
y la calma cuando me sienta abrumado.

Ayúdame a que mis esfuerzos den frutos,
para poder compartirlos con quienes me rodean.

Recuérdame que todo pasa,
pero que tengo que hacer frente a mis propios miedos y barreras,
para así crecer y aprender.

Déjame caer para saber levantarme,
para florecer y darme siempre por entero, sin titubeos.

Te pido nunca perder la Fe ni olvidarte,
Y que todo lo que haga, siempre sea para Tu mayor gloria.

Grupo de Comunicación San Ignacio
Red Juvenil Ignaciana Santa Fe

Publicación anterior
Un otro que nos moviliza
Publicación siguiente
No el mucho saber

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú