Otro loco como Tú

Señor, dame tu amor,
que me haga perder mi “prudencia humana”
y me impulse a arriesgarme a dar el salto,
como San Pedro, para ir a Ti:
que no me hundiré mientras confíe en Ti.

No quisiera oír:
“Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?”.
Cuántos motivos teológicos, ascéticos,
de prudencia humana,
se levantan, en mi espíritu
y tratan de demostrarme
“bajo apariencia de bien”,
con muchas razones humanas,
que aquello que Tú me inspiras y pides
es imprudente: una locura.

¡Tú, Señor, según eso,
fuiste “el más loco de los hombres”,
pues inventaste esa insensatez de la cruz!
¡Oh, Señor!, enséñame
que esa insensatez es tu prudencia,
y dame tal amor a tu persona
para que sea yo también
otro loco como Tú.

Pedro Arrupe, sj

Publicación anterior
Reflexión del Evangelio del Domingo 30 de Agosto (Rafael Stratta, sj)
Publicación siguiente
Reflexión del Evangelio del Domingo 06 de Septiembre (Marcos Muiño, sj)

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú