Nos acostumbramos

Nos acostumbramos a llegar tarde
porque los demás llegan tarde.
Nos acostumbramos a quejarnos
porque es común que los demás lo hagan.
Nos acostumbramos a esforzarnos lo justo
para que no solo los demás se aviven.

Nos acostumbramos a andar rápido
porque todos corren.
Nos acostumbramos a no ir
porque otros seguro irán
y harán mi parte también.

Nos acostumbramos a la
sombra del árbol, al perfume
de la flor y al color del río
porque todos los días están.

Nos acostumbramos a cruzar
en rojo porque no se puede esperar.
Nos acostumbramos a tirar
los papeles a la calle porque las
calles ya están sucias.
Nos acostumbramos a irnos de casa
sin saludar porque nos acostumbramos
a que los tenemos cuando regresamos.

Acostumbrémonos a desacostumbrarnos
de lo que no se hace Bien
porque lo que no se hace Bien
no hace Bien.

Copiar lo bueno.Cambiar lo malo.
Amar y hacerlo Bien.
Eso sí que es ser bien original.

Luz Huríe

Publicación anterior
San Martínez
Publicación siguiente
Reflexión del Evangelio del Domingo 8 de Noviembre (Franco Raspa, sj)

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú