Mi Equipaje

Mi equipaje será ligero,
para poder avanzar rápido.

Tendré que dejar tras de mí la carga inútil:
las dudas que paralizan
y no me dejan moverme.
Los temores que me impiden
saltar al vacío contigo.
Las cosas que me encadenan y me aseguran.

Tendré que dejar tras de mí
el espejo de mí mismo,
el ‘yo’ como únicas gafas,
mi palabra ruidosa.

Y llevaré
todo aquello que no pesa:
Muchos nombres con su historia,
mil rostros en el recuerdo,
la vida en el horizonte,
proyectos para el camino.
Valor si tú me lo das,
amor que cura y no exige.
Tú como guía y maestro,
y una oración que te haga presente:

«A ti, Señor, levanto mi alma, en ti confío,
no me dejes. Enséñame tu camino,
Mira mi esfuerzo. Perdona mis faltas.
Ilumina mi vida, porque espero en ti».

José María Rodríguez Olaizola, sj

Publicación anterior
Reflexión del Evangelio del Domingo 25 de Septiembre (Maximiliano Koch, sj)
Publicación siguiente
Aprender a equivocarse

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú