La puerta estrecha – Salome Arricibita

Me enseñaron desde siempre a hacer todo lo correcto
me enseñaron a hacer todo lo que hace «ganarse el cielo»
a no buscarme problemas
a cumplir con mis tareas
para que al final mi alma
pase por la puerta estrecha

Me hablaron de ser paciente, obediente y aplicado
me hablaron de un dios que espera y acompaña…algo lejano
que desde arriba miraba
que desde siempre me amaba
pero a mí no me encajaba
un amor con «atalayas»

Y TE BUSQUÉ POR CAMINOS Y SENDAS
Y TE ESPERÉ EN CADA PASO QUE DIERA
Y APRENDÍ QUE NO SABÍA QUIEN ERAS
PORQUE NO ESTABA VIVIENDO A TU MANERA

Y TE DEJÉ DE BUSCAR TANTO POR FUERA
¡Y TE DESCUBRÍ! EN MI INTERIOR LLENO DE PUERTAS
Y ME ALEGRÉ AL VER QUE LA MÁS ESTRECHA
SE ABRÍA SOLO CON DEJAR QUE ME QUISIERAS

Me transformó tu amor que no me pide nada a cambio
me transformó tu espera que deseaba mi abrazo
comprendí que no era incierto
lo cuidado….lo correcto
pero para darle vida
le faltaba al fin tu aliento

Y aprendí contigo que me quieres por mí misma
y aprendí contigo que no hay que apartar la vista
y que el cielo no se gana
porque el cielo es ya quien ama
y que las puertas no son tuyas…
pero se abren con tu ayuda.

Publicación anterior
“Padre, dime, ¿qué lecciones deseas que como Tu hijo yo aprenda?”
Publicación siguiente
Reflexión Evangelio Domingo 28 de Junio (Marcos Muiño, sj)

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú