La compañía de la soledad

Si hay algo a lo que tememos, independiente de nuestra edad y momento vital, es a la soledad. Pero es extraño ese miedo porque acompaña, está presente de manera silenciosa y tímida, como lo es nuestra sombra. Es una eterna compañía fiel pese a todo contexto, lo queramos o no. La soledad siempre será una inseparable compañía, sin prejuicios.

A la soledad hay que aceptarla, tal cual ella nos acepta. Quizás aceptar nuestra soledad es aceptarnos nosotros mismos, con nuestras fragilidades y humanidad. Ella está junto a nosotros a pesar de nuestras limitaciones e imperfecciones, nos quiere, nos escucha, nos acepta sin condiciones ni reclamos. No le interesan nuestros éxitos o nuestros fracasos. No le interesa los estudios, el trabajo que tengamos, el apellido que tenemos, ni menos nuestro aspecto físico. La soledad es sincera e incondicional. No hay que retribuirle nada para que se quede con nosotros. Y si le tememos es porque hay algo de nosotros que no aceptamos.

La soledad es gratuita, y por ello es una puerta para ir comprendiendo que el amor de Dios con ella tienen gran parecido. En el silencio, es posible encontrar la compañía y reconocer cómo Dios nos va amando y manifestándose, sin condiciones, sin méritos y con nuestras propias limitaciones. Ya que pareciera que al final nunca estamos solos.

Espiritualidad Ignaciana

Publicación anterior
Instrumentos de Tu Paz
Publicación siguiente
Reflexión del Evangelio del Domingo 21 de Mayo (Fabio Solti, sj)

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú