Indiferencia ignaciana

Muchas veces, pensamos en la libertad como la no interferencia de otros, pero San Ignacio entendía la libertad de manera diferente. Para él, la libertad humana es una libertad para crecer en relación con Dios y participar en la obra redentora de Dios. Esto requiere libertad interna o lo que Ignacio llamó «indiferencia». La indiferencia significa desprenderse lo suficiente de las cosas, de las personas o de las experiencias para poder acogerlas o dejarlas de lado, según nos ayuden a «alabar, reverenciar y servir a Dios» (Ejercicios Espirituales 23). En otras palabras, es la capacidad de dejar ir lo que no me ayuda a amar a Dios o a los demás, mientras me mantengo comprometido con lo que sí.

La indiferencia no significa que no te importe. Uno puede ser indiferente y sin embargo ser profundamente apasionado. De hecho, como Dios es amor y la obra redentora de Dios tiene lugar a través del amor, no podemos ser indiferentes en el sentido ignaciano a menos que amemos y amemos profundamente. Cada vez que me convertí de nuevo en mamá, me enamoré de mi bebé, de una manera que me llevó a sentir una gran admiración por el regalo de la existencia de este niño. Contemplar la belleza de la luz del sol brillando en las olas del océano con frecuencia me lleva a una sensación de asombro y alabanza. El gusto que siento por las amistades en la oración y de apoyo mutuo me lleva a sentir gratitud. Pero la indiferencia significa que cuando el bebé crece, el amigo se aleja, o un día en el océano está nublado, todavía puedo encontrar maneras de amar a Dios y a la gente.

Esto no siempre es fácil. Me he desviado de rumbo muchas veces. Ignacio menciona el apego a la riqueza, la salud, la larga vida y el estatus como obstáculos. Últimamente me he dado cuenta de que las historias que nos contamos a nosotros mismos también pueden limitar nuestra libertad. Por ejemplo, consideremos cuántas veces pensamos: «Si tan sólo no estuviera enfermo con esta enfermedad (o recibiera este ascenso, o sanara esta relación rota, o…), entonces sería feliz».

Pero, ¿cuándo fue la última vez que alguno de nosotros dijo: «Estoy tan contento porque nunca he tenido cáncer» o «Estoy agradecido de tener un trabajo estable, nunca más me volveré a quejar de ninguno de mis compañeros de trabajo»? Probablemente deberíamos practicar esa gratitud. Como una vez me enfatizó un director espiritual, todo es un regalo. Nada ni nadie nos pertenece. Cada persona amada y cada buena creación pertenece a Dios, incluyéndome a mí. Y puede haber una especie de libertad encantadora disponible para aprender y aceptar esto, ¡aunque a veces me resista!

Pero sospecho que la gratitud por sí sola no nos llevará a la indiferencia ignaciana. Para mí, la libertad casi siempre viene de volver a saber que Dios me ama como una creación irrepetible y única. A partir de ese conocimiento básico de ser amado, dos cosas se hacen posibles. Primero, aprendo que tengo valor aparte de cualquiera de las cosas o personas en el mundo que están presentes o ausentes de mi vida. Dios me ama tal como soy, con todos mis talentos, particularidades y defectos. Yo soy suficiente para Dios, y Dios es suficiente para mí. Segundo, cuando el amor de Dios está en el centro de mi vida, entonces estoy atentamente consciente de que yo también tengo la capacidad de amar, no importa a dónde me lleve la vida.

Cuando estamos enraizados en el amor de Dios, entonces podemos amar cuando nuestras relaciones están floreciendo, y podemos amar cuando sentimos dolor. Podemos amar cuando estamos bien o cuando estamos enfermos. Siempre podemos elegir amar, porque nunca estamos solos en el amor, sino siempre en amistad con Dios, que siempre quiere crear algo nuevo y bueno. El amor y la amistad de Dios son el fundamento de la indiferencia.

Marina McCoy

, , , , , ,
Publicación anterior
Tu cruz, mi vuelo
Publicación siguiente
Reflexión del Evangelio del Domingo 01 de Julio (Francisco Bettinelli, sj)

Publicaciones relacionadas

Menú