El comienzo de mi camino

Hace un tiempo ya que formo parte de la Comunidad Misionera San Francisco Javier, sin embargo hasta el momento no había podido participar de ninguna misión. Cuando surgió ésta a Puerto Gaboto y por fin podía ir, no dudé en hacerlo.

Antes de llegar a destino, me surgieron varias preguntas… Si iba a poder adaptarme al grupo, cómo iba a desenvolverme, con quiénes iba a encontrarme, cuáles iban a ser sus respuestas, si iba a poder sentir a Dios otra vez en mi camino…

Una vez en Gaboto, con el correr de las horas, logré tomar confianza, soltarme e integrarme, que hasta el momento me estaba costando. Esto fue gracias a varias personas, algunos en la misma situación que yo, por ser también la primera experiencia, y otros “más viejos” que supieron animarme. Escucharlos fue escuchar a Dios también, ver sus ganas que demuestran amor y esfuerzo, fue recibir Su invitación, tener la posibilidad de vivir como ellos y como Él.

Las distintas actividades de las que participé la tarde de los talleres, me permitieron escuchar testimonios de los vecinos del lugar. Entre ellos el de una señora hizo que me preguntara a mí mismo: ¿es este el camino que Dios quiere que siga? En la oración de la noche, el Espíritu Santo me regaló uno de sus dones que respondió mi duda. La bondad es una forma de amar, es ser tolerante y no medir los sacrificios para ayudar. Entonces hacer el bien por el prójimo es mi camino y la mañana siguiente de misión sentí que fue el comienzo.

Me volvía con muchas energías, con ganas de vivir otra experiencia así. Me gustaría que más personas que me rodean puedan sumarse y probar ayudar a sanar a ejemplo de Jesús, con bondad infinita.

El prójimo no es algo que ya existe.
Prójimo es algo que uno se hace.
Prójimo no es el que ya tiene conmigo
relaciones de sangre, de raza,
de negocios, de afinidad…
Prójimo me hago yo cuando ante un ser humano,
incluso ante el extranjero o el enemigo,
decido dar un paso que me acerque,
me aproxime a él.
Carlo María Martini, sj

Juan Martín Sanchez
Grupo Misionero San Francisco Javier
Misión Mayo 2018, Puerto Gaboto

, , , , , , ,
Publicación anterior
Reflexión del Evangelio del Domingo 20 de Mayo (Maximiliano Koch, sj)
Publicación siguiente
De la reflexión encarnada

Publicaciones relacionadas

Menú