Después

Después, cuando menos lo esperas
aparece más fresca la vida.
Y cuanto más alto miras,
cuanto más te sorprendes
más pequeños, más de rodillas
eres ante Dios.

Después, cuando menos lo esperas
el tiempo ha marcado su ritmo,
y un sendero por dentro
ha tejido otra entraña más viva.
Entonces apareces más hermano,
más hijo, más… de rodillas.

Es casi sin querer, al compás del deseo,
de la ilusión, como el hombre
va haciéndose criatura,
más a la imagen
del corazón del amor.
Y después, cuando menos lo esperas
no puedes menos que querer de rodillas.

Isidro Cuervo

Publicación anterior
Reflexión del Evangelio del Domingo 9 de Octubre (Franco Raspa, sj)
Publicación siguiente
Búsqueda creativa

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú