Desarrollar la tolerancia, un camino en el día a día

Si aman a aquellos que los aman, ¿qué mérito tienen? Porque hasta los pecadores aman a aquellos que los aman. Si hacen el bien a aquellos que se lo hacen a ustedes, ¿qué mérito tienen? Eso lo hacen también los pecadores. Y si prestan a aquellos de quienes esperan recibir, ¿qué mérito tienen? También los pecadores prestan a los pecadores, para recibir de ellos lo mismo. Amen a sus enemigos, hagan el bien y presten sin esperar nada en cambio. (Lc. 6, 32-35)

La masacre del pasado viernes 15 en Nueva Zelanda nos ayuda a replantearnos algunas cosas. Sobre todo de cara a una semana marcada por fechas que tienen una importancia clave en la lucha contra la discriminación. De hecho, el pasado 17 de marzo se cumplieron 27 años del atentado a la embajada de Israel, que dejó 85 muertos. Además, este jueves 21 se conmemora el día internacional para la eliminación de la discriminación racial. ¿Casualidades?

Recordamos que en la ciudad de Christchurch, Nueva Zelanda, un joven australiano de 28 años ingresó armado en dos mezquitas y masacró a unas 50 personas e hirió a otras tantas. Para agravar la situación, el asesino transmitió todo a través de un video en vivo desde su Facebook, con una cámara portátil.

La discriminación y la intolerancia no son cosa solamente del nuevo milenio. De hecho, el día contra la discriminación se celebra a partir de la masacre de Sharpeville (Sudáfrica) en 1960. El 21 de marzo de ese año, un numeroso grupo de personas de raza negra fue reprimido por la policía cuando se manifestaba en contra del sistema de medidas racistas dispuesto por el gobierno bajo el nombre de apartheid, que significa ‘separación’ en afrikáans. La represión dejó unas 60 personas muertas, cientos de heridos y miles de detenidos. Fue un acontecimiento dramático, conocido luego como la Masacre de Sharpeville

Y la pregunta ahora es, ¿qué nos pasa? ¿qué motivaciones nos llevan a realizar o a legitimar ese tipo de accionar? El sitio YouTube confirmó que horas después de la masacre en Nueva Zelanda debió borrar millones de veces el video en vivo que el asesino de Christchurch transmitió en su Facebook. Se estima que los usuarios llegaron a subirlo una vez por segundo.

Seguramente quienes nos sentemos frente a la computadora o el celular a leer este tipo de noticias jamás se nos llegue a pasar por la cabeza la posibilidad de acabar con la vida de alguien. Sin embargo, es necesario trabajar en el día a día para vivir en un contexto de mayor tolerancia. Relativizar o legitimar la discriminación es un error en el que debemos dejar de caer. En nuestro día a día, en el trabajo, en casa, deberíamos comenzar a dejar de lado las diferencias que hacemos con el otro, simplemente por ser distinto.

Pidámosle al Señor poder ver a Cristo en el otro, para así construir todos juntos una sociedad más justa y poder colaborar en la construcción del Reino.

Ignacio Pueyo

, , , ,
Publicación anterior
José
Publicación siguiente
La fuerza de la Vida

Publicaciones relacionadas

Menú