Danos tu Espíritu

Danos tu Espíritu, Señor.
Donde no hay Espíritu, no puede brotar la vida.

Danos tu Espíritu, Señor.
Donde no hay Espíritu, lo único posible es el miedo.

Danos tu Espíritu, Señor.
Donde no hay Espíritu, aparecen los fantasmas.

Danos tu Espíritu, Señor.
Donde no hay Espíritu, la rutina lo invade todo.

Danos tu Espíritu, Señor,
Donde no hay Espíritu, no podemos reunirnos en tu nombre.

Danos tu Espíritu, Señor.
Donde no hay Espíritu, se olvidan las cosas esenciales.

Danos tu Espíritu, Señor.
Donde no hay Espíritu, no puede haber esperanza.

PastoralSJ

Publicación anterior
Reflexión del Evangelio del Domingo 04 de Junio (Emmanuel Sicre, sj)
Publicación siguiente
Da y recibí

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú