Agrandame la puerta

Agrandame la puerta, Padre,
porque no puedo pasar.
La hiciste para los niños,
yo he crecido, a mi pesar.

Si no me agrandas la puerta,
achícame, por piedad;
vuélveme a la edad bendita
en que vivir es soñar.

Miguel de Unamuno

Publicación anterior
Reflexión del Evangelio del Domingo 21 de Agosto (Franco Raspa, sj)
Publicación siguiente
Parecernos más a Él

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú