Y ustedes ¿quién decís que soy yo? (Mc 8, 27)

Hace dos mil años un hombre formuló esta pregunta a un grupo de amigos. Y la historia no ha terminado aún de responderla.

El que preguntaba era simplemente un aldeano que hablaba a un grupo de pescadores. Nada hacía sospechar que se tratara de alguien importante. Vestía pobremente. El y los que le rodeaban eran gente sin cultura, sin lo que el mundo llama «cultura». No poseían títulos ni apoyos. No tenían dinero ni posibilidades de adquirirlo. No contaban con armas ni con poder alguno. Eran todos ellos jóvenes, poco más que unos muchachos, y dos de ellos —uno precisamente el que hacía la pregunta— morirían antes de dos años con la más violenta de las muertes. Todos los demás acabarían, no mucho después, en la cruz o bajo la espada. Eran, ya desde el principio y lo serían siempre, odiados por los poderosos. Y… sin embargo, veinte siglos después, la historia sigue girando entorno a aquel hombre.

¿Quién, quién es este hombre por quien tantos han muerto, a quien tantos han amado hasta la locura y en cuyo nombre se han hecho también —¡ay!— tantas violencias?

José Luis Martín Descalzo
Vida y misterio de Jesús de Nazaret

Publicación anterior
Tu amor y tu gracia
Publicación siguiente
Nada es imposible si creemos en tu amor

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú