Un punto de apoyo

Dame un punto de apoyo
desde el que pueda vendar mis resquemores,
soltar del hombro el desconsuelo
y todavía de noche, sentir el día amaneciendo.

Dame un punto de apoyo,
que me libre para siempre del retrato del pasado,
que me suelte con ternura de lo mal llamado “mío”,
que me abra a lo desconocido sin esquemas previos.

Dame un punto de apoyo,
para ser en el mundo valedor de la alegría,
indicio de ese amor con que nos amas,
aval de un corazón sin coraza ni envoltura.

Seve Lázaro, sj

Publicación anterior
Oración de la Generosidad
Publicación siguiente
Reflexión del Evangelio del Domingo 11 de Septiembre (Emmanuel Sicre, sj)

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú