Tu rostro en cada esquina

Señor, que vea…
…que vea tu rostro en cada esquina.

Que vea reír al desheredado,
con risa alegre y renacida.
Que vea encenderse la ilusión
en los ojos apagados
de quien un día olvidó soñar y creer.
Que vea los brazos que,
ocultos, pero infatigables,
construyen milagros
de amor, de paz, de futuro.
Que vea oportunidad y llamada
donde a veces sólo hay bruma.
Que vea cómo la dignidad recuperada
cierra los infiernos del mundo.
Que en otro vea a mi hermano,
en el espejo, un apóstol
y en mi interior te vislumbre.

Porque no quiero andar ciego,
perdido de tu presencia,
distraído por la nada…
equivocando mis pasos
hacia lugares sin ti.

Señor, que vea…
…que vea tu rostro en cada esquina.

José Mª Rodríguez Olaizola, sj

Publicación anterior
La fuerza que me empuja a seguir adelante
Publicación siguiente
Reflexión del Evangelio del Domingo 16 de Agosto (Alfredo Acevedo, sj)

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú