Tercera estación: Jesús, muestra el triunfo de la Resurrección

«Porque también Cristo murió una vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios. Murió en la carne, pero volvió a la vida por el Espíritu y en él fue a pregonar a los espíritus que estaban en la prisión.» (1 Pe 3, 18)

Más no resucitaste para ti solo.
Tu vida era contagiosa y querías
repartir entre todos
el pan bendito de tu resurrección.
Por eso descendiste hasta el seño de Abrahán,
para dar a los muertos de mil generaciones
la caliente limosna de tu vida recién conquistada.
Y los antiguos patriarcas y profetas
que te esperaban desde siglos y siglos
se pusieron de pie y te aclamaron, diciendo:
Santo, santo, santo. Digno es el cordero que con su muerte nos infunde vida,
que con su vida nueva nos salva de la muerte.
Y cien mil veces santo
es este Salvador que se salva y nos salva.
Y tendieron sus manos
brotó este nuevo milagro
de la multiplicación de la sangre y de la vida.

 José Luis Martín Descalzo

Publicación anterior
Primera estación: Jesús Resucitado conquista la vida eterna
Publicación siguiente
Cuarta estación: Jesús resucita por la fe en el alma de María

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú