Sin apresar nada

Señor, Tú me enseñaste
a concederle un puesto
a todo lo que irrumpe
revoloteando dentro de mi casa,
sin aprisionar en jaulas
y sin cortar las alas.

Tú me enseñaste a remansar
todos los torrentes en mi lago
donde las aguas se hacen
transparentes y serenas,
recogiendo el sol sin perder
la audacia. Yo camino siempre
más lejos herido de infinito.

Y herido del humano brota en mí
de cada sufrimiento la ternura nueva
en la que Tú llegas en silencio
y en la que todos te esperamos.
Mi sonrisa no puede camuflarlo.
Yo amo la vida con fuerza y hoy
la celebro porque la siento
atravesada de absoluto.

Por eso me duele ver al pueblo despojado,
y prefiero irme perdiendo en la opresión
para ir renaciendo con él en tu misterio.
Gracias, Señor.

Benjamín González Buelta, sj

Publicación anterior
40 días de reconciliación
Publicación siguiente
«Vayan sin miedo a servir»

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú