Qué significa ser misionero

Algunos misioneros creen que su tarea es salir a derrotar herejes… buscar adeptos… llevar la fórmula de la salvación a domicilio… vender un producto bien empaquetado… librar un combate por la fuerza… atraer a la gente haciéndola sentir presa de sus culpas… lucirse en todas partes con el «carnet» de elegido… y, luego, irse a dormir satisfechos y convencidos de haber cumplido su misión…

Tratemos de no confundirnos, reflexionemos

Un misionero es alguien que ha experimentado la presencia salvífica de Dios. Lo ha escuchado y comprendió que Él lo está llamando a servir. Experimentó su pequeñez y se sabe humilde instrumento. Un misionero es fiel a ese encuentro de Amor con el Señor… y siempre va anunciándolo con su propia vida. Por eso su testimonio no descuida detalles (gestos, palabras, acciones). Encuentra su fortaleza en la oración, personal y comunitaria, su sustento en la Palabra de Dios: la Biblia, su fuente de gracia en los Sacramentos.

Un misionero crece, madura y se transforma junto a los hermanos, y en unidad fraterna comparte su camino de conversión con ellos. Tiene el corazón abierto al diálogo, a la escucha y a la solidaridad. Un corazón que lo hace vibrar frente a la necesidad del otro, que le permite comprenderlo, y comprometerse en una alianza de amor.

Alberto Devoto

Publicación anterior
Reflexión del Evangelio del Domingo 15 de Octubre (Ignacio Puiggari, sj)
Publicación siguiente
Quédate, Señor, conmigo

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú