Oración del Convertido

¡Oh Dios, creador de todas las cosas!
Concédeme primero el don de saber pedirte;
después, el de hacerme digno de ser escuchado,
y, finalmente, el de ser libre.

¡Escucha, escucha, escúchame,
oh Dios mío!, Padre mío,
causa mía, esperanza mía,
posesión mía, honor mío,
mi casa, mi patria,
mi salud, mi luz
y mi vida.

¡Escucha, escucha, escúchame,!
de esa manera tuya, de tan pocos conocida.

Ya sólo te amo a ti,
sólo te sigo a ti,
sólo te busco a ti,
y sólo a ti estoy dispuesto a servir,
porgue eres el único que tiene derecho a mandar,
y a ti sólo deseo pertenecer.

Dame órdenes, te lo ruego;
Sí, mándame lo que quieras,
pero sáname antes y abre mis oídos
para que pueda oír tu voz.

Sana y abre mis ojos
para que pueda ver las indicaciones de tu voluntad;
aparta de mí la ignorancia,
para que te conozca.

Dime adonde tengo que mirar para verte,
y confío en que cumpliré fielmente, todo lo que me mandes

Amén, amén.

(Soliloquios 1, 1, 2.4-5)

San Agustín

Publicación anterior
Reflexión del Evangelio del Domingo 28 de Agosto (Gustavo Monzón, sj)
Publicación siguiente
Dar sin contar el costo

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú