Lo que debes amar

Debes amar la arcilla que va en tus manos.
Debes amar tu arena hasta la locura.
Y si no,
no la emprendas que será en vano.
Sólo el amor alumbra lo que perdura

Sólo el amor
convierte en milagro el barro.
Debes amar el tiempo de los intentos.
Debes amar la hora que nunca brilla.
Y si no,
no pretendas tocar los yertos.
Sólo el amor
engendra la maravilla,
sólo el amor.

Silvio Rodriguez

Publicación anterior
Reflexión del Evangelio del Domingo 24 de Abril (Alfredo Acevedo, sj)
Publicación siguiente
Un hombre pregunta

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú