Iñigo

Ignacio de Loyola, hombre de muchos pasos andados y desandados, hombre de pasiones fuertes, de sentimientos vibrantes, de un ímpetu increíble. Santo, peregrino, estudiante, compañero y amigo, sobre todo, amigo.

Nunca sentí a una persona que vivió hace 400 años tan cerca, tan viva, tan contemporánea como él.

A Iñigo lo fui conociendo con el tiempo. Por relatos que me contaban, por medio de sus frases, de hecho la primera que me dijeron fue: “No el mucho saber harta y satisface el alma sino el sentir y gustar de las cosas internamente”.

Por un tiempo no entendí el significado que de verdad encerraban esas palabras. Fui creciendo, maduré en carácter y espíritu y me animé a hacer sus famosos Ejercicios Espirituales, y fue ahí donde lo empecé a conocer de verdad, donde comencé a entender el significado de eso que repetía, fue ahí donde mi corazón se abrió realmente a Dios.

De manera inconsciente al principio y muy consciente después  me fui adentrando más en su forma de vivir la fe. Me gustaba y me gusta. Esa premisa de salir de uno mismo para dar, para darse por el otro y para el otro, pero principalmente por Dios y para Dios. Eso de misionar en el día a día, de hacer de la misión una forma de vida, de entregarse sin reservas, de ser contemplativos en la acción, es decir, ver a Dios en todo momento.

Y creo que una de las cosas que más me llegaron de la vida de este Santo, es que se arriesgaba, que saltaba al vacío una y mil veces, soñó y luchó por lo que creía siempre, en todas sus etapas, en los distintos momentos de su vida. Y cuando lo conoció a Dios confió en él ciegamente, sin reservas. Él sí que vivió,  y lo hizo con una pasión que lo llevó a dar todo.

Para mi, Ignacio y su historia, sus pasos, sus caídas, sus derrotas, sus logros, su ímpetu y su forma de vivir la fe son un modo de vida, me inspiran, me ayudan a ver que nada es imposible. Que si uno pone lo suyo y confía, Dios pone el resto y más.

“Dame Tu amor y gracia que estas me bastan”

Coqui Benitez

Publicación anterior
La Buena Notica en la vida del pueblo
Publicación siguiente
Reflexión del Evangelio del Domingo 09 de Julio (Ignacio Puiggari, sj)

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú