Entonces, ¿qué hacemos?

¿Qué hacemos con los pies de barro,
con los sueños rotos,
con las noches de vigilia
y las puertas cerradas?

¿Qué hacemos con la fe asediada,
el amor negado,
los golpes injustos
y el desaliento?

¿Qué hacemos con la pobreza,
con el fracaso, con el hambre,
con la guerra,
con la tristeza
que campa a sus anchas
por tantas vidas?

No rendir la esperanza
ni blindarnos contra la tormenta.
No renunciar a los sueños.
Seguir buscando la llave
que abra la vida,
que libere la alegría,
que desencadene
la paz,
la abundancia,
la justicia.

Y seguir confiando,
que con nuestro barro
haces tú milagros.

José María Rodríguez Olaizola, sj

Publicación anterior
Al modo de María, haciéndole espacio a Jesús en nuestra vida
Publicación siguiente
El que busca encuentra

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú